home Comunidad Mujeres quiteñas del día a día

Mujeres quiteñas del día a día

A las tres de la mañana una luz se prende en un rancho en la falda norte del inmenso Pichincha. Es el año de 1993 en el hogar de Rosa Tituaña. Ella prepara la comida del día para sus hijos pequeños. A las 5 de la mañana los levanta y envía a la escuela. Enseguida Rosa coge para el bus que la llevará hasta la Empresa Metropolitana de Aseo, donde trabaja. Una vez con escoba y recogedor en mano camina a la zona de la gran ciudad que tendrá que asear. Entre las 14:00 termina el trabajo y recorre el camino de vuelta al hogar, ahí le esperan sus hijos, las tareas y las cosas de la casa. Un día que nunca acaba. 24 años después está agradecida con Dios y el municipio que le proveen de trabajo con cada salida del sol, aunque ahora ya no está los pequeños, la nostalgia ocupa el espacio vespertino de esta mujer.
Cosa diferente no es la vida de la agente de tránsito Verónica Quisilema. Ella ama su trabajo, es el centro de su vida. Dirige el tráfico intenso del centro histórico en Quito. Aunque el clima es riguroso y el trabajo demandante, ella se siente en igual o más capacidad que un hombre. Una mujer de igual a igual que espera formar un hogar con un hombre sin prejuicios de género.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *