home Grandes Temas El Transporte Público Metropolitano cumple con estándares internacionales

El Transporte Público Metropolitano cumple con estándares internacionales

Con más unidades, más rutas y la conexión del extremo norte con el extremo sur de la ciudad, se brinda un servicio más cómodo, seguro, inclusivo y ambientalmente amigable.

Carla Acosta estudia comunicación. Inicia sus clases a las 08:00 y las termina a las 17:00, en promedio. Ella vive en Carapungo, en el norte de Quito. Su viaje hasta el centro de estudios le toma una hora en las mañanas y 45 minutos en las tardes. Sin embargo, dice que la espera ya no es tan larga y que en los buses la gente ya no se le pega tanto.

Según Acosta, esto ha permitido que los abusos y la violencia sexual, que se generaba en el transporte público disminuyan. “Ahora vamos más cómodos y no hay que esperar tanto por las unidades. Además, creo que estamos más seguros porque incluso hay cámaras de vigilancia y los vidrios de las estaciones permiten que no nos roben”, dice.

Además, desde el extremo norte de la urbe, donde vive, para transportarse hacia el extremo sur en Guamaní, solo tendría que pagar un pasaje y en menor tiempo trasladarse. Esto gracias a las nuevas extensiones: La Y-Carcelén, con cuatro rutas de alimentadores, y la de la Ecovía hasta Guamaní, con ocho rutas de alimentadores en las parroquias del sur.

Estas acciones se generan a partir de la declaratoria de emergencia expedida por la Administración del Alcalde Mauricio Rodas, en 2014. Al iniciar la Alcaldía de Rodas, el transporte público no brindaba comodidad a los ciudadanos. Incluso, existía un promedio de ocupación que alcanzaba las 10 personas por metro cuadrado en las unidades públicas. Tras la compra de unidades articuladas y biarticuladas, la modernización de las estaciones y la generación de nuevas rutas, se logra un servicio cómodo, seguro, moderno, inclusivo y ambientalmente amigable.

Con estas medidas se incrementó en un 16% el número de usuarios en todo el transporte metropolitano. “Lo que verifica que recibimos un sistema de transporte público que no abastecía al número de usuarios. La demanda estaba insatisfecha y había muy pocas unidades para los quiteños”, explicó el Alcalde Rodas.

Lucila Yamá, estación Mariana de Jesús: “Yo las veo mucho más bonitas y más seguras por lo que tienen vidrios transparentes. Además que son más amplias y no hay aglomeraciones de gente, son más modernas”.
José Catán, estación La Y: “Las veo muy chéveres, hay más iluminación y se ven más limpias e innovadoras. Yo sé que con los nuevos buses será mucho mejor porque habrá más espacio y las personas más cómodas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Incremento del 40% en las unidades de transporte

Más del 70% de quiteños utilizan el transporte público. Solo en 2016 se atendieron a más de 244 millones de personas. Las mediciones del 2014, antes de la llegada de la Administración de Mauricio Rodas, determinaron que el promedio de ocupación por metro cuadrado en las unidades era de 10 personas. Con el aumento de 120 nuevas unidades articuladas y biarticuladas y el mantenimiento de las anteriores, ese índice ya cumple los estándares internacionales. Actualmente, seis ciudadanos ocupan un metro cuadrado en las unidades del Transporte Público Metropolitano, lo que genera más comodidad y seguridad.

También se realizaron diversas acciones para transformar el servicio en todos los corredores y sistemas del Transporte Público. La reparación y readecuación de más de 16 estaciones del Corredor Sur-Occidental, la transformación del Trolebús con 44 estaciones modernas y las extensiones hacia Guamaní y hacia Carcelén.

Modernización del trolebús

Este sistema de transporte cumplió 20 años de existencia, no había sido renovado ni readecuado a pesar de los más de 70 millones de quiteños que lo usan cada año. Por eso, era momento de una modernización que brindara a la ciudad un servicio de transporte digno. Se remodelan 44 estaciones con la última tecnología: tienen vidrios transparentes para evitar los riesgos dentro de la parada, luces led, cámaras de video vigilancia, techos ambientalmente amigables y rampas y pisos podo táctiles para personas con discapacidad.

Además, la extensión hacia el norte, La YCarcelén, se inauguró en mayo 2014 y solo en 2016 atendió a más de 18 millones de usuarios. A esta se le suma cuatro rutas alimentadoras y tres estaciones intermedias. El circuito C5, exclusivo utiliza estas tres paradas para unir el extremo norte de la ciudad con El Ejido.

Ecovía

Esos vehículos también funcionan en otros corredores como la Ecovía que ahora presta el servicio de transporte del extremo sur al extremo norte de la urbe, con su extensión hacia Guamaní que fue inaugurada el pasado diciembre y que en más de un mes ya lleva el récord de un millón de usuarios. En este sector, une a las parroquias del sur con 8 rutas de alimentadores. Además, tiene cinco nuevas estaciones, más de cuatro kilómetros de extensión y una terminal justamente en Guamaní, en total se han incorporado más de 180 mil usuarios en este sistema de transporte.

Biarticulados

Estas estaciones también son más largas para recibir a buses articulados y biarticulados que también brindan mayor comodidad. Los biarticulados, que en la actualidad son 80 en la ciudad, acogen a 250 pasajeros, tienen cargadores de celulares o equipos tecnológicos, tienen espacios especiales para personas con discapacidad, 19 salidas de emergencia en los tres vagones, pantallas informativas, aire acondicionado y ventilación automática.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *